sábado, 9 de noviembre de 2013

?Cerrar una televisión y abrir otra puede ser fraude de ley?

Portada de EL PAÍS

Rosa Vidal (Castellón, 1970) ha durado siete meses como directora general de Radio Televisión Valenciana (RTVV). La Generalitat la culpó de la nulidad del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que despidió a 1.000 trabajadores. La abogada del Estado se revolvió acusando al Consell de mentir y dimitió tras el anuncio de cierre de RTVV. Ayer afirmaba que ya es hora de que los políticos, cuya gestión ha sobredimensionado la plantilla y generado una deuda de 1.126 millones de euros, asuman responsabilidades.Pregunta. ¿Pensó en la posibilidad de cierre de RTVV?Respuesta. Sí, era consciente de la situación económica de la Generalitat.P. Aun así continuó con el proceso de externalización. ¿Fue un error?R. No. En los pliegos se contemplaba esa posibilidad de resolver en la cláusula de viabilidad. Y aun así se presentaron ocho grupos de comunicación conociendo esa cláusula.P. Ante la sentencia de nulidad ¿Cuál era su plan?R. Nadie del Consell lo preguntó. Teníamos tres posibilidades estudiadas, entre ellas, el cierre. Pero la más real y de menor coste era no recurrir, tomar medidas, bajar sueldos, hacer prejubilaciones y un nuevo ERE. RTVV no es sostenible con 1.700 trabajadores que hubiera tenido la plantilla con la readmisión de los despedidos.P. El consejero de Presidencia, Serafín Castellano, ha dicho que no se puede hacer otro ERE, porque ya no hay causa económica al asumir la Generalitat  toda la deuda el pasado año.R. Desde nuestro punto de vista, la sentencia es muy dura. Y la conclusión que hemos sacado es que el TSJ no quiere EREs en empresas públicas judicializados, sino pactados. Y sobre la causa económica, discreto. La sentencia dice que autonomáticamente se reincorporen 1.000 personas, con lo que tendríamos más de 1.600 y 70 millones de euros de presupuesto. Y eso no se podía asumir, por eso había una cláusula de resolución en el contrato programa. Y eso hubiera significado que había que provisionar una cantidad. Y si la Generalitat no puede aportar más, la empresa ya no se encuentra en una situación de viabilidad.P. Tal vez el propósito sea cerrar RTVV y abrir otra más pequeña, según apuntan algunos.R. Jurídicamente no lo veo. No se puede cerrar y posteriormente utilizar una vía para llegar al mismo resultado en un tiempo breve. Cerrar la televisión y abrir otra de este modo puede ser considerado un fraude de ley.P. Alberto Fabra, presidente valenciano, la promovió y después la responsabilizó. ¿Le ha decepcionado?R. Me ha sorprendido. Mantenía una relación cordial con él como profesional independiente y le agradezco que pensara en mí para desempeñar el cargo.P. La sentencia contempla 10 o 12 fundamentos para estimar la impugnación del ERE, de los cuales dos se dieron en su mandato por repescar a casi 200 trabajadores. ¿Fue un error?R. No. Y fue una decisión de los miembros del PP del Consejo de Administración, sobre la base del mantenimiento del servicio público. Teníamos informes técnicos que nos aseguraban que nos íbamos a fundido en negro el 1 de septiembre si no contábamos con más técnicos.P. ¿Sabía que se metía en la boca del lobo cuando lo aceptó?R. Era bastante consciente, pero era un reto profesional. Pensaba que podíamos gestionar y la realidad nos ha dado la razón. En siete meses hemos redactado un contrato programa, fusionado dos canales, finalizado el ERE y externalizado 1.700 horas. En abril, la empresa tenía 3,3 millones de pérdidas e íbamos a cerrar el año con beneficios. La gestión era sostenible y plural.P. ¿Ha habido tanta manipulación?R. Soy valenciana, he visto Canal 9, pero cuando me llaman para dirigirla, la verdad es que no la veía nada. Hacía años que no me gustaba y en la mente tenía, evidentemente, que había informaciones que no salían nunca.P. ¿Ha sufrido presiones e injerencias políticas?R. Sí. Pero a mi nivel las he podido frenar. No sé si los trabajadores las han recibido.P. ¿De quién y de dónde venían esas presiones?R. Del entorno de Presidencia.P. Hace unas semanas, invitó a los trabajadores a denunciar por correo las presiones y manipulaciones. ¿Recibió mensajes?R. No. Sí he recibido muchos e-mails de trabajadores y de extrabajadores de apoyo a la gestión. Y el comité de empresa me pidió que siguiera.P. ¿Qué hizo en la jornada de autogestión de los trabajadores que ofrecieron el miércoles una programación crítica con el PP y con el cierre?R. Me reuní con mi equipo directivo y decidimos dimitir. A partir de ahí, no tomábamos ninguna decisión. Por la tarde, los miembros del Consejo de Administración del PP presentamos la dimisión.P. ¿Qué ambiente encontró al entrar en RTVV? ¿Llegó a tratar con Vicente Sanz, exdirectivo y hombre fuerte del PP en la televisión durante un decenio, ahora a la espera de juicio por abusos sexuales a tres trabajadores de su confianza?R. Psicológicamente la plantilla estaba muy tocada. Un año de ERE; otro previo... A Sanz ni lo conocí. Si hubiera estado en la casa no habría aceptado el cargo.P. ¿Ha tenido alguna relación con la investigación que imputa a exdirectivos de RTVV en el caso Gürtel por el saqueo en la visita del Papa en 2006?R. He tenido que trasladar al juzgado algunos datos que se me han pedido dentro del secreto sumarial.P. ¿Es cierta esa leyenda de que levantas unos papeles en Canal 9 y sale un pufo?R. No fui a RTVV a levantar alfombras. Todo no estaba mal. Y en tres o cuatro cosas que he visto irregulares hemos adoptado medidas judiciales.P. ¿Qué opina de que la Generalitat no asuma ninguna responsabilidad por su gestión?R. Como ciudadana me siento muy desapegada de la política. Esta empresa tiene una deuda impresionante que no se genera en un día. Todos deberían empezar a aceptar responsabilidades.P. Los valencianos se quedan sin medios de comunicación públicos y sin sistema financiero propio. ¿Es un fracaso de toda la sociedad?R. Como valenciana siento que estamos fracasando. La voz de la Comunidad Valenciana desaparecerá.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario