sábado, 23 de noviembre de 2013

El PSPV saca a la luz ?la punta del iceberg? del saqueo en RTVV

Portada de EL PAÍS

?Es solo la punta del iceberg?, advirtió el diputado socialista Josep Moreno, que dio a conocer este jueves diversos documentos que revelan el saqueo ocurrido en Ràdio Televisió Valenciana (RTVV), un saqueo que ha llevado a acumular una deuda de 1.200 millones y ha desembocado en su cierre. Solo media hora antes de que el PP ratificara en las Cortes Valencianas con su mayoría absoluta el nombramiento del director general y los consejeros que han de ejecutar la disolución de RTVV, el parlamentario exhibió contratos y facturas que demuestran el pago de costes desmesurados y sueldos inexplicables. ?Esto es solo lo que ha caído de un camión de la limpieza?, dijo Moreno con ironía, antes de acusar al PP de estar ?organizando la destrucción y desaparición de todas las pruebas?.?Toda esta prisa por cerrar la televisión y por disolver la empresa tiene que ver con evitar el conocimiento y la fiscalización de todos los documentos y de todos los contratos?, aseguró el diputado, que reiteró la petición de una comisión de investigación en la Cámara autonómica sobre lo ocurrido en la radiotelevisión pública. Algo que consideró imprescindible cuando va a desaparecer la comisión de control de RTVV dado que se liquidará la cadena. Moreno pidió ?que se audite y se investigue hasta la última factura y hasta el último contrato?.Tras citar escándalos ya conocidos como el de la trama Gürtel en la visita del Papa en 2006, los documentales de Triskel o la Fórmula 1, Josep Moreno resaltó que ?el encargo fundamental? que el PP ha hecho al ?quinteto de liquidadores? ?en referencia al nuevo director general de RTVV, Ernesto Moreno, y a los cuatro consejeros a propuesta del PP? es ?recuperar el control político? de la sociedad, pero también ?recuperar el control de los documentos?.El parlamentario recordó la adjudicación que hizo RTVV en su última etapa de tres lotes de programación de más de 400 horas cada uno por cantidades de 2,4 a 2,6 millones. Frente a los 5.617 euros de media que cuesta por hora la programación adjudicada recientemente, RTVV pagó en 2002 por cada programa de Dame un beso más de 60.000 euros, ?más de diez veces el precio de mercado?. Por el programa Arrels se pagaron 20.000 euros más IVA en 2004; por Box a mitjanit, 20.832 euros, y por Cartell de Bous, 13.676 euros por espacio.Moreno destacó que ha habido ?grandes estrellas? relacionadas con la supuesta financiación irregular del PP y explicó que hace seis años RTVV firmó un contrato con la productora Alba Adriática, de José Luis Moreno, de más de dos millones de euros por el programa Planta 25. ?Más de dos millones por 58 capítulos, en muchos casos de menos de una hora, programados en todo tipo de franjas horarias y que no han dejado ningún recuerdo en ningún televidente?, explicó.La productora, según la Sindicatura de Comptes, no justificó 1,7 millones de euros del contrato, firmado en 2007 por Pedro García como director general, y en lugar de devolver esa cantidad entregó a Canal 9, ya en época de José López Jaraba, otro programa, titulado De un tiempo a esta parte, que ya había realizado para la Televisión de Castilla-La Mancha.El diputado denunció algunos sueldos ?inexplicables?. Al periodista del corazón Jesús Mariñas se le pagaban 1.000 euros cada vez que se sentaba a hablar de la vida de alguien en Matí, matí. María Abradelo cobraba anualmente 270.000 euros más IVA en 2002 por presentar Babalà y otros programas como Canta, canta. Moreno contrastó la cifra con lo que cobraba Fani Grande, una profesional de plantilla de Canal 9 que hizo Babalà al principio y que cobraba al ser despedida en el ERE unos 2.000 euros mensuales.La ?dinámica de saqueo? de los directivos de la televisión y la radio también fue criticada por el diputado. El exdirector de Ràdio Nou Jesús Wolstein ?cargó en 2004 por extras de habitación de tres días en un hotel de Alicante 1.666 euros?. Moreno preguntó por qué Víctor Llanes cargó a la subdirección económica de RTVV una estancia en un hotel de Miami entre el 29 de diciembre de 2000 y el 2 de enero de 2001.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario