miércoles, 4 de diciembre de 2013

El andamiaje de la F-1, al descubierto

Los contratos para organizar la carrera de fórmula uno en Valencia dejan en evidencia que el Consell del PP, que presidía Francisco Camps, asumió el evento sin una planificación económica previa y con la colaboración de una empresa de nueva creación, Valmor, que no tenía capacidad para realizar el evento. Esquerra Unida difundió este miércoles los contratos con cláusula de confidencialidad firmados entre Formula One Administration (la firma de Bernie Ecclestone) y Valmor Sports (la empresa montada por Bancaja, Jorge Martínez Aspar y el propietario del Villarreal CF, Fernando Roig), por un lado, y los contratos entre Valmor y las empresas de la Generalitat Circuit del Motor y Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana (SPTCV).

Los documentos demuestran que Valmor solo ejerció como promotor en la primera edición del Gran Premio de Europa de F-1, celebrada en 2008. Previamente, Valmor había firmado un contrato con Circuit del Motor para que la empresa de la Generalitat organizase la carrera a cambio de “una contraprestación razonable y equitativa” que tuviese en cuenta “la oportunidad que representa para Circuit poder ser organizador del evento y el prestigio nacional e internacional que le supondrá su exitosa organización”.

Para la segunda edición, la de 2009, Valmor firmó un contrato con SPTCV por el que la empresa de la Generalitat asumía el canon de la carrera y “cuantas obligaciones se deriven de dicho pago”.
Las deudas generadas por Valmor como promotor de la primera carrera de F-1 celebrada en Valencia acabarían siendo asumidas por la Generalitat en 2012 al comprar el Consell de Alberto Fabra la firma participada por Bancaja, Aspar y Roig por el simbólico precio de un euro.

Las condiciones iniciales para la celebración de la carrera de F-1 en Valencia fijaban un canon de 26 millones de dólares que aumentaría en un 10% anual hasta alcanzar los 46 millones de dólares en 2014, última convocatoria prevista. El canon se revisó a la baja un año después del contrato y, sufrió una segunda rebaja en agosto de 2009 para fijar en 24 millones de dólares el canon de las tres primeras carreras, 32 el de la cuarta y 36 el de la quinta, la última de las realizadas en Valencia. Un precio que se hubiese mantenido para las dos últimas carreras previstas, en caso de celebrarse.
El portavoz adjunto de Esquerra Unida del País Valencià Ignacio Blanco denunció que el Consell no les facilitó antes los contratos por una cuestión de “oportunidad política”. “Es un escándalo de dimensiones colosales”, dijo Blanco que estuvo acompañado del diputado Lluís Torró. “Quien paga es la Generalitat y quien cobra es Ecclestone, Valmor es solo la empresa instrumental, la pantalla”, sentenciaron los diputados de EUPV, que calificaron el gasto final de las cinco carreras realizadas en cerca de 300 millones de euros. Un evento que el PP de Francisco Camps y Ricardo Costo aseguró que no costaría ni un euro a los valencianos en la campaña electoral de 2007.
El portavoz del PP en las Cortes, Jorge Bellver, adujo que si EUPV tiene los contratos de la F-1 es porque el Consell se los ha facilitado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario