martes, 17 de diciembre de 2013

Ulibarri, condenado a pagar 8,6 millones por un PAI en Xilxes

Portada de EL PAÍS

El empresario leonés José Luis Ulibarri, imputado en el caso Gürtel, ha sido condenado a pagar 8,6 millones de euros más los intereses correspondientes a la empresa Urbana Segorbe, SA, de Andrés Selma, por un proyecto urbanístico en Xilxes en el que ambos son socios y del que trató de desvincularse mediante una demanda en la que reclamaba 10 millones de euros, más otros dos de ?intereses devengados?.Ulibarri, a través de la sociedad Mediamed, hoy liquidada y en la que era también socio de Selma, consiguió hacerse con 13 de las licencias de televisión digital terrestre (TDT) que en 2005 otorgó la Generalitat Valenciana, en un procedimiento que anularía el Tribunal Supremo en 2012. Además, fue adjudicatario, mediante diversas empresas del Grupo Begar, de obras públicas de la Generalitat, como aparcamientos subterráneos y un colector en la ciudad de Valencia, y de contratas como las de limpieza en algunos departamentos de la Administración valenciana.La sentencia del juzgado de Primera Instancia número 1 de Castellón, del pasado 11 de noviembre, se refiere a un programa de actuación integrada (PAI) que implica la recalificación de 1,7 millones de metros cuadrados de terreno rústico y prevé la construcción de 6.500 viviendas y un campo de golf.Según la demanda presentada por la empresa UFC,SA, de Ulibarri, esta habría comprado el 18 de julio de 2006 a Urbana Segorbe una parte de su participación en Xilxes Golf Resort, SL, de la que era propietaria esta última al 50% junto a PKL Real State Agency, SL, de José Luis Boix. La escritura refleja un precio de 15 millones de euros. De esa cantidad pagó 10 millones y aplazó el resto.Sin embargo, dado que considera que se han producido alteraciones ?sustanciales? del proyecto, reclamaba ahora la aplicación de una cláusula de resolución del contrato y la devolución de esa cantidad con intereses.Urbana Segorbe presentó demanda reconvencional como contraataque a las pretensiones de UFC y ha acabado viendo parcialmente estimados sus argumentos. La empresa de Selma reveló que, en realidad, 12 días antes de la escritura pública, Ulibarri, en representación del Grupo Begar, firmó con Andrés Selma y con José Luis Boix, en representación de Urbana Segorbe y PKL Real State Agency, respectivamente, un contrato privado por el que compraba un tercio de Xilxes Golf Resort.El precio, idéntico al que pagó la empresa Cyes División Inmobiliaria, SL por otro tercio del mismo PAI, fue de 20,2 millones de euros pero 5,2 millones ?se abonarían mediante facturas emitidas por una sociedad designada por los vendedores, ello al objeto de evitar mayor gravosidad fiscal de la operación?, según recoge textualmente la sentencia del juzgado de Castellón.La empresa de Ulibarri indicaba en la demanda los cambios en el PAI producidos por las exigencias del propio Ayuntamiento de Xilxes y la Comisión Territorial de Urbanismo en 2008, que obligaron, entre otras cosas, a reservar un porcentaje de viviendas de protección oficial, ampliar la depuradora y reubicar el campo de golf. Por ello, sostenía que se ha visto perjudicada ?como consecuencia de sucesivas modificaciones que ha sufrido el planeamiento inicial presentado por las demandadas, unido al retraso?, lo que, añadía, ?hace inviable el proyecto que de inicio resultó atractivo?.El juez, José Antonio Orea Martínez, desestima en la sentencia las pretensiones de UFC y afirma: ?En definitiva, no estamos ante un cambio sustancial que determine la resolución del contrato por hacer inviable el proyecto, sino ante una situación de crisis económica que limita de forma decisiva el emprender un proyecto de tal envergadura, con evidentes limitaciones de crédito bancario y con bajas expectativas de venta de los inmuebles. De ahí que la demandante, después de tres años de saber el cambio del proyecto y de no hacer objeción alguna, pretenda recuperar el dinero y derivar el riesgo que por voluntad propia asumió a las demandadas. En toda operación empresarial existe un riesgo y UFC,SA lo asumió debiendo ser consecuente con las obligaciones contraídas?.El juez, por ello, estima parcialmente la demanda reconvencional de Urbana Segorbe, SL, da validez a los contratos privados de compraventa por los que Cyes y Begar se hicieron cada una con un tercio de Xilxes Golf Resort y condena a la empresa de Ulibarri a pagar 8,6 millones ?más interés legal aplicable?, a Urbana Segorbe, la empresa de Andrés Selma, en cumplimiento de los compromisos adquiridos.Ulibarri está imputado en el caso Gürtel por cohecho. Según el sumario, habría pagado un millón de euros a la trama que dirigía Francisco Correa por facilitarle adjudicaciones urbanísticas de Ayuntamientos del PP en la Comunidad de Madrid.El juez Baltasar Garzón investigó en su momento, dentro de la instrucción del caso, la participación de Ulibarri en el PAI de Xilxes, un proyecto al que se vinculó cuando sus promotores ya habían obtenido la adjudicación municipal y tenían la condición de agente urbanizador, y del que ahora intenta desvincularse.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario